Crea tu propio plan de self-care

El self-care es único y diferente para todos. Las actividades dentro de un plan de cuidado personal siempre variarán según tus necesidades y preferencias, ¡y es por eso que todos necesitamos un plan diferente!

Cuidar de ti misma no significa solamente cuidar tu piel o meditar. Tiene que ver con cuidar todos los aspectos generales de tu bienestar físico, psicológico, emocional y espiritual.

Tener una rutina de self-care que satisfaga todas tus necesidades puede ser difícil. Así que he escrito una lista de actividades para que puedas crear un plan significativo para ti que te ayude a alcanzar tus objetivos de amor propio!

Self-care físico
Incluye todas las actividades que te ayuden a apreciar y cuidar tu cuerpo. Todo aquello que te mantenga saludable, enérgica y cómoda en tu propia piel.

  • Ten una rutina de sueño regular (mínimo 8 horas diarias).
  • Empieza una rutina para el cuidado de tu piel (incluye lociones que te hidraten y te hagan sentir relajada).
  • Come sano y balanceado; pero también agrega alimentos que te gusten y que sean reconfortantes. La meta es estar sana sin obsesionarte con dietas! 
  • Toma pequeñas pausas durante el día.
  • Sal a caminar, toma aire fresco.
  • Haz ejercicio regularmente. No pienses en esto como una obligación, ya que será difícil encontrar la motivación necesaria si no te gusta el entrenamiento. Hay muchas opciones, elige una actividad que disfrutes. Puede ser clases de yoga, baile, correr, CrossFit, etc.

Self-care psicológico
Incluye todas las actividades que te ayuden a sentirte estable mentalmente. ¡Es el equilibrio entre estimular tu mente y darle un descanso!

  • Mantén un diario reflexivo.
  • Disfruta de un hobby creativo. Lee un libro, comienza un rompecabezas, escribe, dibuja, pinta, juega.
  • Si actualmente trabajas desde casa, se estricta con las horas para evitar trabajar en exceso.
  • Haz un break de las redes sociales durante unas horas al dia.
  • Tómate un tiempo para relajarte todos los días, especialmente después del trabajo/estudio. Cocina, toma una ducha tibia, medita por unos minutos.
  • Tómate un tiempo para seguir en contacto con tus amigos y familiares cercanos.

Self-care emocional
Incluye todas las actividades que te ayuden a comprender y cuidar tus emociones. Es abrazar nuestro lado emocional y nutrir las relaciones saludables de nuestra vida. Para esto, es bueno elegir actividades que te permitan sentir tus emociones de manera segura, expresarlas de manera saludable y aprender de ellas.

  • Mantén una agenda de emociones. Escribe diariamente las emociones que sientas para comprender su causa. (Si no tienes una puedes usar nuestra agenda descargable gratuita)
  • Mantén contacto con familiares y amigos que te apoyen.
  • Empieza una lista de sentimientos/emociones. Escribe cosas buenas que hagas todos los días, cosas por las que estás agradecida o que te haga sentir segura y positiva. Esto ayuda a mantener un buen ánimo.
  • Aunque a veces es difícil, hablar sobre tus sentimientos puede ser increíblemente útil. Expresar tus pensamientos y emociones es una manera sana de lidiar con ellos.
  • Prioriza las relaciones saludables en tu vida.

Self-care espiritual
Incluye actividades que te ayuden a crear una conexión más profunda contigo misma. Esto nos ayuda a comprender nuestro propósito, quiénes somos y el verdadero significado del amor propio. Tener sentido en nuestra vida más allá de las rutinas diarias es una manera de encontrar inspiración, motivación y fuerza de voluntad para ser mejores personas.

  • Intenta meditar con regularidad o empezar clases de yoga. Estas actividades te ayudan a encontrar paz y conectarte contigo misma. 
  • Ten conversaciones reflexivas y profundas con personas de confianza.
  • Reflexiona sobre tus propias experiencias. Esto te ayuda a entender tu comportamiento, tus fortalezas y debilidades. 
  • Prioriza las relaciones y personas saludables en tu vida.

Crea tu propio plan de self-care
Elige una o dos actividades de cada aspecto del self-care y crea un plan que disfrutes y que sea fácil de seguir. Recuerda, este es TU plan, puedes modificarlo y agregar o reemplazar actividades. Es importante que lo disfrutes para poder motivarte a seguir haciéndolo regularmente.

Después de algunas semanas, puedes reflexionar sobre cómo te sientes y evaluar si tu plan de self-care te está ayudando a alcanzar tus metas de cuidado y amor propio. Lo más importante es que todo tu bienestar mejore. Un buen plan te ayudará a encontrar amor propio, priorizar tus necesidades y hacer frente a los desafíos de tu vida.

Haz un plan que resuene contigo, un plan que disfrutes y que puedas poner en práctica todos los días.